La huella de carbono, entre muchas definiciones, se corresponde con una ecoetiqueta a través de la cual se calculan las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por parte de organizaciones, eventos o actividades así como productos con objeto de determinar su contribución al calentamiento global del planeta. Este indicador de sostenibilidad se expresa en CO2 equivalentes.

En lo que respecta al cálculo de huella de carbono de productos, las metodologías actualmente existentes abordan su estudio desde la perspectiva del análisis del ciclo de vida.

¿Qué es el ciclo de vida de un producto?

Se trata del impacto ambiental del producto desde que se obtiene la materia prima hasta su consumo, conversión en desecho y, en ocasiones, posterior reciclaje.

El Análisis de Ciclo de Vida (ACV) es una herramienta metodológica que sirve para medir el impacto ambiental de un producto, proceso o sistema a lo largo de todo su ciclo vida (desde que se obtienen las materias primas hasta su fin de vida). Este tipo de ciclo de vida se le denomina comúnmente “de la cuna a la tumba”.

No obstante, no siempre se aborda el cálculo de manera integral. Así, cuando el alcance del sistema se limita a las entradas/salidas desde que se obtienen las materias primas hasta que el producto se pone en el marcado (a la salida de la planta de fabricación/montaje), se le denomina como “de la cuna a la puerta” y cuando solo se tienen en cuenta las entradas/salidas del sistema productivo (procesos de fabricación), se le llama “de la puerta a la puerta”.

Si por el contrario, extendemos el análisis del ciclo de vida e incluimos también la fase de reciclado de los materiales, bien al propio sistema del que procede o a uno distinto, estaríamos hablando de un análisis de “la Cuna a la Cuna”.

huella de carbono

Qué es la huella de carbono

¿Qué beneficios obtiene una empresa que decida abordar el cálculo de la Ecoetiqueta Huella de Carbono ?

Aunque su principal finalidad es determinar la contribución al cambio climático se podrían citar otros beneficios relevantes:

  • La Huella de Carbono corresponde a un indicador de sostenibilidad medioambiental. Las empresas que la calculan o poseen la ecoetiqueta están poniendo de manifiesto su compromiso con el medio ambiente y la producción sostenible (ya sea de productos, actividades o de servicios). Para muchas empresas es una exigencia por parte del cliente y ellas también lo exigen a sus proveedores. Marcas como Pepsico, en su marca Walkers, de patatas fritas, ya introduce en sus envases la cantidad de dióxido de carbono que emite en toda la cadena de procesado y venta.
  • La ecoetiqueta ” Huella de Carbono ” también ha permitido la creación de un mercado de productos y servicios con reducida generación de carbono que se alza como respuesta a una demanda creciente de productos ecológicos por parte de la sociedad.
  • El origen de las emisiones de gases de efecto invernadero, en particular las correspondientes al dióxido de carbono, están estrechamente relacionadas con el nivel de consumo energético existente en una organización. Por ello, tras realizar el cálculo de la huella de carbono, las organizaciones pueden detectar áreas de mejora que conllevan, de manera directa, una reducción de costes.
  • La propia existencia de esta ecoetiqueta es un medio para concienciar a la sociedad de la problemática existente, actuando como mecanismo de divulgación.